El Tribunal Supremo ha anulado el despido de un trabajador por ser vigilado con cámaras sin previo aviso
Valanza

Valanza

Tiempo de lectura:
05/10/2023

El Tribunal Supremo ha emitido una sentencia que declara nulo el despido de los trabajadores cuando la empresa utiliza como prueba, para justificar la destitución, imágenes obtenidas a través de cámaras de videovigilancia sin haber informado previamente a los empleados sobre la existencia de dichos dispositivos de grabación y sin haber especificado claramente su finalidad dentro del ámbito laboral. Esta importante resolución, fechada el 17 de abril de 2023, destaca la opinión del ponente y magistrado García Paredes, quien sostiene que la falta de conocimiento por parte de los trabajadores acerca de la presencia de cámaras captando su imagen durante el desempeño de sus labores constituye una vulneración de su derecho a la intimidad y a la propia imagen, dado que no tienen conocimiento de la finalidad que persiguen dichas grabaciones.

Es importante resaltar que las empresas no están obligadas a notificar a sus empleados sobre la instalación de sistemas de vigilancia para el control laboral, pero sí tienen la obligación de informar sobre su existencia y su finalidad, ya que «subsiste el deber de información del empresario, como garantía ineludible del derecho fundamental». Si bien el consentimiento de los trabajadores no es requerido de manera contractual para el uso de las cámaras, se establece la necesidad de advertir sobre su presencia con el fin de evitar la violación de los derechos fundamentales.

En este sentido, el tribunal establece que si la empresa ha advertido previamente a los trabajadores, en el momento de la firma del contrato, sobre la existencia de cámaras de vigilancia para el control de las obligaciones laborales a través de una cláusula, se considera válido presentar las imágenes obtenidas como prueba para justificar un despido, pues el trabajador ya habría sido previamente informado de que podría enfrentar sanciones en caso de cometer alguna infracción durante su jornada de trabajo.

Además, el Tribunal Supremo enfatiza que la instalación y uso del sistema de videovigilancia no requiere el consentimiento expreso de los trabajadores, pero sí exige que sean informados de manera previa y clara sobre su existencia y finalidad. Asimismo, se establece que las cámaras deben respetar la privacidad de los espacios destinados al descanso, esparcimiento o de carácter reservado dentro del entorno laboral.

En conclusión, el fallo del Tribunal Supremo establece la importancia de informar a los trabajadores sobre la existencia de cámaras de videovigilancia en el lugar de trabajo, así como su finalidad, a fin de preservar el derecho a la intimidad y a la propia imagen de los empleados. La sentencia destaca que, si se cumple con esta obligación de informar de manera previa, las imágenes obtenidas podrían ser utilizadas como prueba en casos de despido, siempre y cuando se haya advertido a los trabajadores en el momento de la firma del contrato sobre la presencia de dichas cámaras y las consecuencias que podrían derivar de su incumplimiento laboral.

En VALANZA nos actualizamos a diario, por lo que si necesitas asesoramiento, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de expertos. Estaremos encantados de ayudarte.

Teléfono: +34 91 323 60 09

Correo electrónico: valanza@valanza.legal

Web: www.valanza.legal