¡AVISO SENTENCIA! Declarado nulo el despido de un trabajador que enfermó y pidió la adaptación de su puesto a su condición médica
Valanza

Valanza

Tiempo de lectura:
05/08/2023

El Tribunal Superior de Justicia de las Illes Balears ha declarado nulo el despido de un marmolista que enfermó por exposición al polvo de sílice, y que meses antes había exigido la adaptación de su puesto de trabajo a su condición médica. La justicia revoca el despido por considerarlo un ataque a su derecho fundamental de exigir una tutela judicial efectiva. En consecuencia, la empresa tendrá que readmitir al empleado y abonar a su favor los salarios de trámite.

La historia se remonta a 2018, cuando el marmolista acudió al hospital y fue diagnosticado con neumoconiosis pulmonar debido a la exposición al polvo inorgánico en su lugar de trabajo. Un segundo examen físico determinó que era apto para trabajar, pero con restricciones laborales que requerían que la empresa adoptara medidas preventivas para asegurar que no se expusiera al polvo. En octubre de 2018, la Mutua Balear concluyó que las patologías eran una enfermedad profesional.

Más tarde, se descubrió que la empresa no había tomado medidas para proteger al marmolista de la exposición al polvo de sílice y que no había proporcionado la formación necesaria para lidiar con los riesgos asociados. La Subinspección de Seguridad y Salud Laboral confirmó estas deficiencias en la prevención y el cumplimiento de las normativas.

En el transcurso de este proceso, el trabajador fue despedido de forma sorpresiva por la empresa, alegando «desobediencia continuada en la forma de ejecución de las tareas encomendadas», retrasos en los pedidos, discusiones con la dirección, atender continuamente su móvil personal y generar un ambiente de trabajo conflictivo.

El marmolista presentó una papeleta de conciliación y luego una demanda, que fue acogida por el juzgado de lo social que declaró la nulidad del despido y condenó a la empresa a una indemnización por 6.251 euros, más 334,30 euros en concepto de vacaciones no disfrutadas.

Sin embargo, la empresa apeló la decisión del juzgado de lo social, contradiciendo la valoración judicial de los hechos que motivaron el despido. Aunque la empresa proporcionó algunas declaraciones testificales, no lograron probar que la verdadera causa del despido fuera el mal comportamiento del trabajador. Los magistrados del Tribunal Superior de Justicia determinaron que la empresa despidió al trabajador en represalia por hablar con la administración e informar de su enfermedad profesional.

La sentencia del tribunal autonómico confirmó la nulidad del despido y estableció que la empresa debe readmitir al trabajador y abonarle los salarios de trámite. Los magistrados consideran que el despido del trabajador es una violación del principio de indemnidad, que prohíbe a la empresa tomar represalias contra los empleados que reclamen ante una enfermedad o una situación laboral peligrosa.

En resumen, el Tribunal Superior de Justicia de las Illes Balears ha determinado que el despido del marmolista fue injusto y una represalia por hablar con la administración sobre su enfermedad profesional. La empresa deberá readmitir al trabajador y abonarle los salarios del trámite. 

En VALANZA nos actualizamos a diario, por lo que si necesitas asesoramiento, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de expertos. Estaremos encantados de ayudarte.

Teléfono: +34 91 323 60 09

Correo electrónico: valanza@valanza.legal

Web: www.valanza.legal