¡AVISO SENTENCIA! Una trabajadora consigue la incapacidad permanente debido a un dolor crónico
Valanza

Valanza

Tiempo de lectura:
03/31/2023

Un Juzgado de lo Social ha emitido una sentencia en la que condena al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) a otorgar una pensión vitalicia a una trabajadora que ha sido declarada incapacitada permanentemente total para su profesión debido a un dolor crónico y limitaciones físicas derivadas de un accidente laboral. La trabajadora, que era operadora de máquinas envasadoras de pastas alimenticias, tuvo un accidente que le causó importantes secuelas, lo que le imposibilita levantar pesos de más de ocho kilos sin ayuda mecánica o mantenerse de pie en periodos prolongados, dos tareas fundamentales en su puesto de trabajo, según relatan los informes médicos descritos en la sentencia.

Antes de acudir a la vía judicial, la trabajadora había solicitado al INSS que se le otorgara la incapacidad permanente total, alegando que los dolores crónicos habían persistido desde su baja temporal en 2021. Sin embargo, el organismo se la denegó al considerar que las lesiones no eran previsiblemente definitivas y que, por tanto, debía continuar bajo tratamiento médico.

Esta decisión llamó la atención del Despacho de Abogados Parrado Asesores, que llevó la defensa de la trabajadora, ya que varios informes reumatológicos de diferentes entidades médicas, incluyendo el Hospital Universitario de Móstoles, aconsejaban dejar la tarea de operadora de maquinaria para el buen desarrollo de los tratamientos y la mejora de la salud de la afectada. Además, el seguimiento médico por estas patologías -espondiloartritis axial y psoriásica, así como cervicalgia y lumbalgia crónica- comenzó en 2017.

La incapacidad permanente total es aquella que inhabilita al trabajador para la realización de todas o de las fundamentales tareas de su profesión habitual, siempre que pueda dedicarse a otra distinta. Es decir, se puede habilitar además para otros puestos de tareas más sedentarias, y que ya le concede de por vida una pensión conforme a sus bases de cotización. La sentencia reconoce que la trabajadora está limitada para realizar las tareas esenciales de su profesión habitual y que fue despedida por «ineptitud sobrevenida para su puesto de trabajo» a medida que avanzaba su situación de salud.

Finalmente, el juzgador ha declarado la Incapacidad Permanente total derivada de enfermedad común para profesión de la demandante y ha condenado al INSS y la Tesorería de la Seguridad Social a que abonen una pensión vitalicia del 55% de su base reguladora de 954,37€/mes. La sentencia cambia radicalmente el rumbo de la vida laboral y personal de la trabajadora, que podrá recibir una compensación económica que le permita hacer frente a sus necesidades básicas y mejorar su calidad de vida en el futuro.

Si quieres conocer la sentencia completa, puedes clicar aquí.

En VALANZA nos actualizamos a diario, por lo que si necesitas asesoramiento, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de expertos. Estaremos encantados de ayudarte.

Teléfono: +34 91 323 60 09

Correo electrónico: valanza@valanza.legal

Web: www.valanza.legal